lunes, 10 de mayo de 2010

Sin Dirección, sin Directora

La pasada semana se materializó la dimisión de la hasta ahora directora de la Biblioteca Nacional Milagros del Corral, a consecuencia de los cambios introducidos por el Consejo de Ministros en la institución que ella dirigía. Debido a la política de recorte del déficit que se ha propuesto el Gobierno, a partir de ahora la Biblioteca Nacional (como les ocurre a otros 32 órganos de los distintos departamentos ministeriales) pierde el rango de Dirección General y se convierte en Subdirección. Milagros del Corral considera que es una decisión injusta que limita la libertad de acción de una institución tan fundamental para la investigación y la cultura de nuestro país y, consecuentemente, ha presentado su dimisión con carácter irrevocable. Esta bajada de categoría de la Biblioteca Nacional de España (no hay que olvidar que hablamos del centro de investigación más importante de nuestro país) contrasta con lo que está sucediendo en el ámbito anglosajón, donde los últimos estudios coinciden en la importancia que van a tener las bibliotecas universitarias como espacios para la investigación y donde se prevé que las bibliotecas van a jugar un papel fundamental como lugar de preservación de contenidos digitales.

¿Qué pueden hacer las bibliotecas para demostrar a los ciudadanos, medios de comunicación, instituciones y políticos su importancia vital para la cultura española y más ahora ante la limitación de recursos económicos?

Milagros del Corral, que ha realizado una magnífica gestión al frente de la Biblioteca Nacional, ha dado un paso importante en defensa de estas instituciones. Todos los bibliotecarios deberíamos reconocérselo.

1 comentario:

Juan Fernández Castellano dijo...

Ha sido muy honrado por su parte, sabiendo además que el Gobierno le ofrecía ahora un "contrato de alta dirección".

Publicar un comentario

Esta es la opinión de los internautas, no de la Biblioteca de Ciencias Jurídico-Sociales de la Universidad de Oviedo.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de lugar